TAMIZAR ES PROTEGER
EL FUTURO DE TU BEBÉ

Es una serie de acciones que comienzan con la educación e información tanto a médicos como a padres y madres sobre la importancia de practicar un tamizaje neonatal a todo recién nacido. El objetivo principal de este programa  es la prevención de la discapacidad intelectual y la muerte precoz en los recién nacidos, mediante la detección temprana y manejo de errores del metabolismo, endócrinos y algunas enfermedades genéticas, permitiendo que sean atendidas oportunamente y así evitar cualquier secuela o en el peor de los casos, el fallecimiento del bebé.

EXPERTOS EN PROTEGER
EL FUTURO DE TU BEBÉ

Para ello, Soluciones Genéticas, S. A.,  pone a disposición de todo el gremio médico en Guatemala su “Programa de Prevención de Daños Ocasionados por Errores Innatos del Metabolismo: TAMIZAR ES AMAR”. Un programa que cuenta con el respaldo de los mejores laboratorios a nivel mundial y con un equipo médico-genético-científico y bioinformático de primer mundo, garantizando así el cumplimiento de nuestro principal objetivo: SALVAR VIDAS.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE TAMIZAR?

Es la segunda herramienta de prevención más recomendada después de las
vacunas del primer año.

Uno de cada mil recién nacidos, aparentemente sanos, tiene en forma latente una enfermedad de consecuencias graves e irreversibles (como retraso mental o incluso la muerte) que se manifestará semanas o meses después de haber nacido.

Afortunadamente hoy en día existe la oportunidad de detectar estos padecimientos antes de que se manifiesten para poder prevenir cualquier daño irreversible o incluso que pueda causar la muerte de un recién nacido.

Es importante tamizar para poder encontrar a esos bebés aparentemente sanos que padecen de una de estas enfermedades metabólicas con el objetivo de brindarles la atención y tratamiento oportuno y así garantizar su calidad de vida y evitarles secuelas.

¿CUÁNDO SE DEBE
TAMIZAR A UN BEBÉ?

El tamizaje neonatal debe practicarse IDEALMENTE a partir del tercer día de vida y antes de que el bebé cumpla 30 días de nacido. Durante este período de tiempo, realizar un tamizaje neonatal se considera una herramienta de prevención. Si el tamizaje se realiza luego del primer mes de vida se considera una herramienta de diagnóstico, ya que cualquier daño que haya provocado un error innato del metabolismo (ya sea de tipo metabólico, endócrino o genético) dejará daños irreversibles si se detecta tardíamente.